viernes, 29 de enero de 2010

El tema ‘Controversia’ de todo Artista: ‘El Talento’

Desde que empecé a estudiar actuación y a ejercer el arte, tuve muy en claro un concepto básico. Todo artista necesita lo que yo llamo “Las Tres Tes”. Es decir: Técnica (El estudio del arte y el cómo ejercerlo), Trabajo (el empeño que se le pone a este estudio y al ejercerlo) y por último, y no por eso menos importante, el Talento

Y nace la pregunta: ¿Qué es el Talento?
Preguntémosle al que se ha convertido al símil de un oráculo en nuestros tiempos, Wikipedia:



"El talento es la capacidad para desempeñar o ejercer una
actividad. Se puede considerar como un potencial. Lo es en el sentido de que una
persona dispone de una serie de características o
aptitudes que pueden llegar a
desarrollarse en función de diversas variables que se pueda encontrar en su
desempeño. Es una manifestación de la
inteligencia emocional y es una
aptitud o conjunto de aptitudes o destrezas sobresalientes respecto de un grupo
para realizar una tarea determinada en forma exitosa."

Me interesa e intriga mucho este tema, porque yo siempre creí que el Talento es algo con lo que se nace (lo tienes o no lo tienes). De tenerlo, serías capaz de desarrollarlo gracias a la Técnica y al Trabajo. De no ser así, es donde empieza la cruda realidad, de que quizá no puedas ejercer tu arte con éxito.

Sin embargo, hace un tiempo escuché una teoría distinta y fundamentada de alguien que también ejerce la docencia en una de las ramas del arte. No recuerdo textualmente la teoría pero es algo así como:


“Todo ser apasionado a un arte, que se esfuerza por desarrollarlo (Trabajo)
nutriéndose de una Técnica adecuada para esta persona, tiene Talento. Lo que
marca la diferencia entre una persona y la otra, es el tiempo que les lleva para
desarrollarlo. Algunos lo desarrollan a la semana, otros se demoran dos años.
Pero todos tienen la aptitud, si tienen la actitud”

Basándonos en esta nueva teoría, todos los actores jóvenes tenemos el potencial para ser los próximos ‘Marlon Brando’, o quizá los próximos ‘Sean Penn’. Lo único que marca la diferencia entre el uno y el otro es la velocidad en que desarrollamos este potencial. Más no quiere decir que no lo tengamos.

Gran disyuntiva en mí al escuchar esta nueva teoría, revolucionando las bases de mi creencia como formador y eterno aprendiz de un arte como la actuación. Así que regresé al oráculo Wikipedia para leer más del tema:


“El talento puede ser heredado o adquirido mediante el aprendizaje. Por ejemplo,
una persona que tenga el talento de ser buen dibujante muy probablemente legará
esta aptitud a sus hijos o a alguno de sus descendientes. Asimismo una persona
que no es y desee ser dibujante deberá internalizar mediante el aprendizaje
continuo y esforzado la destreza e internalizarlo en su cerebro la condición que
le permita desarrollar la aptitud. El talento intrínseco a diferencia del
talento aprendido es que el individuo lo puede dejar de ejercer por mucho tiempo
y volver a usarlo con la misma
destreza que cuando dejó de usarlo;
el talento aprendido requiere de ser ejercitado contínuamente para no perder la
destreza.”

Entonces, ¿podemos hablar de dos tipos de Talentos?

¿Y que hay con respecto al ‘tiempo’ que requiere desarrollarla? Es un factor, que en este mundo competitivo, marca mucho la diferencia. ¿De que nos sirve llegar a tener lo que se necesita para interpretar Hamlet, pero no poder hacerlo porque ya tenemos demasiada edad para el personaje?

Dejaré por primera vez el tema en debate abierto. Me interesa mucho sus opiniones acerca de este tema tan controversial entre los artistas.


¿El querer, y no poder? o ¿Todos podemos, pero no necesariamente cuando queremos?




¡¡OPINEN!!

formspring.me

Siéntanse libres de preguntarme lo que quieran saber. http://formspring.me/RaulSanchez

formspring.me

que fue para ti ese cambio que diste de venir de un super colegio a uno que.... bueno quisiera saber tu apreciacion?

Interesante pregunta, me gustarí saber como sabes lo de mis colegios jaja. En realidad en mi Priemer colegio (Markham) aprendí mucho (academicamente es impresionante y compartí vivencias muy buenas, como mi primer acercamiento al teatro, etc) En el Winnetka sin embargo aprendí muchas cosas de la vida. Convivencia, tener "amigos de barrio" (Chaclacayo) que eso no tenía antes, humildad, unión y hasta un estilo muy distinto de chacota, que creo que es escenacial para el crecimineto de una persona. No me arrepiento del cambio en lo absoluto.

Ask me anything

lunes, 25 de enero de 2010

Los que se atreven a escribir, en una casa que se cae.

Este domingo, “El Comercio”, publicó una interesante entrevista a dos de nuestros más destacados dramaturgos, de los que en este año, tendremos el placer de poder ver sus trabajos puestos en escena. Me refiero a César de María y Alfonso Santistevan.














Ambos comparten en esta entrevista sus experiencias y puntos de vista acerca de la situación del teatro nacional actual y la de épocas gozadas por ellos mismos. Al leer esta entrevista, varias cosas vinieron a mi mente. Trataré de recopilarlas todas, dado que me parece indispensable la difusión y el aplauso a aquellos hombres que, como se menciona en la entrevista, escriben en una casa que se cae. Gracias por asumir ese reto.

Me pareció interesante leer como ambos coincidían al creer que nuestro país es “como vivir una casa que se cae”. Interesante que dentro de nuestra dramaturgia, esta desunión y “precariedad social” (como lo llama César de María) se reflejen en la ausencia de un padre. Que a su vez es el que debería unificar, criar, mantener, formar y proteger. En este tema, es interesante notar que quizá, nuestros dramaturgos comunican en sus obras el sentimiento de no haber sido protegidos y formados por un país, que como menciona César de María, no es un país sólido sino mas bien dividido.

Hubieron frases, que al leerlas me hicieron notar la seriedad, el profesionalismo y el talento que amerita ejercer la dramaturgia en la forma como al ejercen estos dos señores.

Una obra puede tomarme ocho años (en escribir). Es bueno tomarse
tiempo, así evitas escribir cosas inútiles.
” - César de María.


“¡La obra que voy a estrenar la tengo en la cabeza hace
doce años! Pienso que no la escribí antes porque no tenía la madurez
suficiente.”
- Alfonso Santistevan.

Fascinante. ¿Se imaginan tener una obra guardada en la memoria y con la carga emocional que ésta lleva, durante doce años? Esto me habla mucho del objetivo de escribir estas obras. No son como hacer un “vino barato y de caja”. Al contrario, se dejan añejar para un mejor regusto. Todo un arte apasionado y acompañado del don de la paciencia.

Al parecer, el tema de los “nuevos espacios” y “el teatro para todos”, es algo en lo que coinciden no solo estos dos notables señores, sino también varios actores y directores del medio con los que he tenido el placer de conversar de la problemática del teatro peruano. Es más, recordemos la nota anterior, también publicada por “El Comercio” y comentada en este Blog, en donde David Carrillo alentaba con urgencia la creación de nuevos espacios y se negaba a un ‘Boom’ teatral porque aún el teatro no llegaba a todos por igual. A veces pienso que los entusiastas de mi generación, como yo, deberíamos invertir quizá, en construir teatros, que a la larga podríamos usar para nuestras obras en vez de estar invirtiendo en diversos montajes solamente. El ser humano siempre tiende a un ligero egoísmo. Es decir, ‘prefiero invertir en hacer diez obras mías, que en hacer un teatro donde todos podemos hacer obras y al alcance de más gente’. Claro que ésta debería ser labor de nuestro gobierno por la importancia que se le toma al teatro y la cultura como para invertir en ella. Tema debatible quizá para otro artículo en el Blog.

Otro tema interesante, fue la comparación entre el ‘costumbrismo’ de mensaje inmediato y la ‘intelectualizada’ dramaturgia que resulta densa en nuestros tiempos. Creo yo que ambos son validos y preciosos. Es nuestra labor también, reacostumbrar a nuestro público a que la ‘densidad’ no es sinónimo de ‘obra aburrida’. Cultivemos el concepto de ‘entender el mensaje profundo’ y no acostumbremos al público a que todo se le de ‘masticado’ (no estoy diciendo que la dramaturgia costumbrista haga esto último, pero si es algo que debemos cuidar).

Me despido de esta nota agradeciendo y aplaudiendo la labor de rigor de estos dos dramaturgos y de todos los demás, que permiten que nuestro teatro siga vivo. Está vivo.

domingo, 24 de enero de 2010

formspring.me

¿Cómo descubriste que querías dedicarte a la actuación? O como dirían mis tías: ¿Quién te metió esas ideas en la cabeza o qué bicho te picó?

En el Cole hacía teatro. Aunque aún no era mi pasión, me agradaba. Supe que quería ser actor cuando, una vez que yo ya trabajaba en una tienda y tenía horarios de 8hrs que no me permitían ensayar una obra en la que estaba, me sentí vacío, que no estaba donde quería estar en la vida, sobre ese escenario. Así que apesar de estar ganando economicamente bien para un chibolo de 17 años...renuncié. Y me subi al escenario.

Ask me anything

lunes, 18 de enero de 2010

El Director y el Actor

Métodos de trabajo en conjunto, Relación y Comunicación

Hace unos días encuesté por medio del Facebook: ¿Qué tema les gustaría leer en la próxima entrada de mi Blog? Por supuesto el primero en responder fue mi cuñado (Rodolfo Ponce), que está pendiente de todo lo que escribo en el Facebook para hacer algún tipo de chiste o sarcasmo que me ponga en problemas al responder. Así que obvié su sugerencia. Luego mi amiga y colega Malu Gil, propuso un tema que me pareció interesante y de posible interés común entre los lectores: “Me gustaría leer un articulo sobre las estrategias de comunicación entre el director y sus actores... muchas gracias”.

Debo confesar que el tema me resulta un reto. En el poco tiempo de carrera actoral que tengo he sido dirigido por cuatro directores distintos en lo que a teatro concierne. También he asistido en dirección en dos obras de teatro. Aún así, creo que se requiere de más experiencias como para abordar el tema con mayor exactitud. Sin embargo, este Blog no fue creado para dar opiniones nutridas de alguien con una basta experiencia, sino para que alguien se identifique con experiencias como las mías. Es decir, de alguien que humildemente comienza esta aventura de la actuación. En todo caso, daré todo de mí para darles mi más nutrida opinión basada en experiencias e investigaciones.

Creo que primero deberíamos dejar en claro las funciones tanto del director como del actor. El director se encarga de plasmar en un escenario, la obra escrita por un dramaturgo, respetando el mensaje y la idea base que el dramaturgo establece. Combinando, por supuesto, su creatividad y visión de la forma en que esta obra debe ser plasmada y expuesta a un público. El actor, es un intérprete constante de los textos del dramaturgo. Su labor es comprender y crear minuciosamente, dándoles vida a los personajes (que hasta ese entonces son tan solo palabras en una hoja de papel).


JAMAS debería el actor ser “marioneta” (por así decirlo) de ningún director, al igual que un director JAMAS debería dar total rienda suelta a la creación de un actor. Pues los resultados serían una obra llena de marcaciones muertas (cuya marcación es evidente) o un caos “masturbatorio” del actor que quiere lucir su creación sin permitir que la historia se cuente debidamente.

Entonces ¿Podemos decir que la relación entre un director y un actor se asemeja a la de un padre y un hijo? ¿O quizá es un tema más cercano a una “complicidad” a favor de una puesta?

El actor es un artista sensible. Cuya labor involucra poner parte de su mismo ser en los personajes que interpreta. Por lo tanto, basta una mínima crítica mal canalizada o una indicación bruscamente expuesta, como para que el actor lo tome a nivel personal y esto sea un bache en la labor de construir su personaje. Es por eso que el director debe saber comunicar con propiedad la visión que él tiene de la obra y “fusionarla” con la propuesta del actor. Es cierto que el actor “propone” y al final es el director quien “dispone”. Sin embargo las cosas son así por un fin de armonía. Lo peor que puede tener un director, es un actor que no proponga. Lo peor que puede tener un actor, es un director “dictador”.

Me gustaría citar un pequeño párrafo que encontré del diario argentino “La Gaceta”, donde entrevistan al director Pablo Gigena acerca de la labor del director y el actor (Dicho sea de paso, el artículo lleva por título “En la relación entre el actor y el director siempre hay una disputa por el poder”):


“Puedo decir que la relación actor director no es siempre igual, y depende del
acuerdo o la pulseada de poder entre ambos; además, está interferida por el tipo
de obra que se lleva a cabo. Casi siempre hay una especie de disputa de poder
entre ambos, que no siempre se da de manera traumática, pero que está presente.
(…)El director busca establecer un tipo de actuación en referencia a ciertos
conceptos direccionales que hacen a la obra ser ella misma y no otra. En ese
marco, el trabajo del actor debe estar supeditado a ese concepto, así como la
música o la escenografía. Esa es nuestra línea de trabajo. Conmigo no va la idea
del lucimiento del actor; su trabajo para mí es como otro elemento de una
puesta. O sea, un actor actúa bien si sabe mantenerse en la línea conceptual de
un trabajo. Por ello, no tolero a los actores que tienen un solo de registro de
actuación, que no tienen cintura interpretativa suficiente como para abordar
cosas diferentes con su persona e intentan repetir un modelo preestablecido de
personaje”
Pablo Gigena, director de teatro argentino.

En las experiencias que he tenido yo siendo dirigido o asistiendo en dirección, creo que algunos de los problemas recurrentes son por ejemplo el actor o actriz cerrándose a la idea del director o asumiendo por inseguridad que lo está haciendo mal y que no lo puede hacer mejor, quizá también direcciones demasiado “libres” en las que se toma el concepto de “creación colectiva” dejando así al actor autodirigirse ocasionando que estructuralmente, la obra pueda ser un caos. Obviamente, todos estos problemas tienen (y tuvieron) solución inmediata durante el proceso, por lo que la obra resultó buena.

Para concluir este artículo que da para mucho más que hablar (quizá para una segunda parte para que este no se prolongue demasiado), dejo abierta la pregunta que quisiera que Uds. respondan. ¿Padre/Hijo? ¿Cómplices? O como diría el título del artículo en “La Gaceta”, ¿Disputa por el poder?

martes, 12 de enero de 2010

jueves, 7 de enero de 2010

Frases célebres de Colegas y Maestros, llenas de Verdad y Pasión

Quise recopilar las Frases Célebres (y algunas otras no tan célebres, pero no por eso menos importantes) que alguna vez tanto Actores, Maestros de Actuación, Artistas en general o simplemente una frase que alguien dijo e inspiró a millones a continuar en este maravilloso mundo del arte. Siéntanse inspirados por los que lograron mucho. Aquí les va:





“Being an actor is a religious calling because you've been given the ability, the gift to inspire humanity.”

(El gran Sanford Meisner)

“Life beats down and crushes our souls and theatre reminds us that we have one.”
(El gran Sanford Meisner)

"Every little moment has a meaning all its own."
(El gran Sanford Meisner)

“An ounce of behavior is worth a pound of words."
(El gran Sanford Meisner)





"In life, as on the stage, it's not who I am but what I do that's the measure of my worth and the secret of my success. All the rest is showiness, arrogance and conceit."
(Maravillosamente Stella Adler)

"When you stand on the stage you must have a sense that you are addressing the whole world, and that what you say is so important the whole world must listen."
(La maravillosa Stella Adler)








"I regard the theatre as the greatest of all art forms, the most immediate way in which a human being can share with another the sense of what it is to be a human being."
(Oscar Wilde)

"I love acting. It is so much more real than life."
(Oscar Wilde)







“An actor is at most a poet and at least an entertainer.”
(Insuperable aún, Marlon Brando)

"An actor must interpret life, and in order to do so he must be willing to accept all experiences that life can offer."
(El insuperable aún, Marlon Brando)











"The play's the thing, wherein I'll catch the conscience of the king."
(El genio, William Shakespeare, Hamlet)













"Without wonder and insight, acting is just a business. With it, it becomes creation."
(Bette Davis)

“Acting should be bigger than life. Scripts should be bigger than life. It should all be bigger than life.”
(Bette Davis)









“It was only when I realized how actors have the power to move people that I decided to pursue acting as a career.”
(Cate Blanchett)








“With any part you play, there is a certain amount of yourself in it. There has to be, otherwise it's just not acting. It's lying.”
(Johnny Depp)









“On stage you're free. You can say and do things that if you said and did any place else, you'd be arrested.”
(Robin Williams)















"Study, find all the good teachers and study with them, get involved in acting to act, not to be famous or for the money. Do plays. It's not worth it if you are just in it for the money. You have to love it."
(Philip Seymour Hoffman)











"Acting is a question of absorbing other people's personalities and adding some of your own experience."
(Paul Newman)















“Maquíllame el alma, que quiero morir en el escenario, frente al proyector, con el corazón abierto.”
(Anónimo)

“We Artists Create Happiness”
(Anónimo. Lo saqué del diseño de un polo)

Y hay muchos más que quizá publicaré en otra ocasión. Espero les sirva y disculpen mi evidente cariño especial a Sanford Meisner, Stella Adler, William Shakespeare y Marlon Brando.

martes, 5 de enero de 2010

“Así fue y así será nuestra escena”: Comentando la publicación de “El Comercio”

El día 2 de enero del presente año, “El Comercio” publicó en su doble cara central de la sección de espectáculos “Luces” una nota acerca de lo que fue nuestro teatro en el 2009 y lo que nos espera este año sobre las tablas. Le di una leída y estos son mis comentarios y opiniones.
Estoy completamente de acuerdo con la dramaturga Sara Joffré cuando dice: “Creo que estamos mucho mejor que antes, pero muy lejos de los sueños de cada teatrista”. Es innegable que a pesar del crecimiento notable que ha tenido nuestro teatro, no llegamos ni a la punta del iceberg de lo que se podría hacer si se junta todo el talento y las ganas que existen en nuestro país. Además “…los sueños de cada teatrista…” es poner la valla bastante alta. Nosotros los teatristas soñamos, somos soñadores, nuestra naturaleza es soñar en grande. Me alegra que la valla esté así de alta, pues nos obliga a ser competentes y a mejorar cada vez más.
Me alegra también que se esté hablando de crear nuevos espacios y afianzar los ya establecidos. Me recuerda mucho la pena que me da caminar por Elías Aguirre en Miraflores y tener que pasar por un Teatro Montecarlo destruido en el cual lo único que queda son las historias que guardan esas paredes, más nada. Un espacio menos para el teatro. También me recuerda con alegría que hasta hace no mucho espacios como “El Galpón” o el espacio en el “Goethe Institut” no existían, o de existir, no se utilizaban o publicitaban como ahora. La noticia de que se abren nuevos teatros y de la magnitud como nos prometen que será el próximo “Teatro Nacional”, me hace sentir como si ya estuviéramos pisando esas tablas. Que sigan abriendo más. Tantas casas abandonadas, terrenos olvidados. Hagamos teatros. En ese tema, David Carrillo habla con la verdad y la prudencia.
Lamento muchísimo, y cada vez más, haberme perdido “Don Juan regresa de la guerra”. Considero que el elenco es de primera. He visto actuar a la mayoría y debo sacare el sombrero ante ellos. Los comentarios son todos positivos. No hay una sola persona que haya visto la obra y no le haya gustado (que haya llegado a mis oídos por supuesto).
“El señor de las moscas”. Todo un tema. Fui a ver esta obra gracias a que dos amigos míos muy queridos actuaban ahí. Me llevé una grata sorpresa. Me gustó mucho. Creo que fue un reto cumplido. Al parecer, no fui el único que se llevó esta sorpresa. Roberto Ángeles y David Carrillo (dos grandes directores de nuestro medio) la mencionan dentro de su “Top 5” del 2009. Esta obra se repondrá, pero esta vez en nuestro lindo Teatro Vargas Llosa de San Borja. ¡Éxitos!


Con respecto a lo que se viene este año, mencionan obras como:

En La Plaza Isil:
“Cocina y zona de servicio” dirigida por Marisol Palacios
“Agosto” dirigida por Juan Carlos Fisher
“La puerta del cielo” (Escrito por Alfonso Santiestevan)
“Cyrano de Bergerac” dirigida por Chela de Ferrari







En el Teatro Vargas Llosa:
“El señor de las moscas” dirigida por Paco Solís
“Extras” dirigida por Alberto Isola
“El celular de un hombre muerto” dirigida por David Carrillo
“Los 39 escalones” de Alfred Hitchcock, adaptada al teatro por Patrick Barlow.





En el Teatro Británico las obras principales serán:
“La reina de belleza de Leenan” dirigida por Ricardo Morán
“Madre Coraje” de Bertolt Brecht, dirigida por Alberto Isola







En el CCPUCP:
“Días contados” dirigida por Marco Muhletaler
“El chico de la última fila” dirigida por Sergio Llusera
“Medea” de Eurípides, dirigida por Giselle Cárdenas






En la Alianza Francesa:
“Estaba en casa y esperaba que llegara la lluvia” dirigida por Gustavo López
“Comer” espectáculo de Teatro Danza dirigida por Mario Ballón
“La sombra” espectáculo de Teatro Danza dirigida por Guillermo Castrillón
“La mujer sin memoria” de César de María
“Un día en la vida de Adriana Lima” de Vanessa Vizcarra
“La mujer de Arena” a cargo de Giovanna Pollarolo y Marisol Palacios




Como para cerrar este post, me gustaría agradecer a “El Comerciopor tomar en cuenta cada vez más al teatro nacional. No debemos olvidar a los mal llamados “teatros chicos” porqué son parte de nuestro patrimonio cultural en el que se crean obras maravillosas también.
Y anunciar que, en una de estas fabulosas obras mencionadas arriba, estaré actuando yo. Debutando así en mi primera obra en temporada estelar a nivel profesional, siendo dirigido y actuando con personalidades de las cuales estoy seguro que aprenderé muchísimo. Los mantendré al tanto de todo esto y serán así parte de mi crecimiento también.
¡Hasta la próxima! ¡Y comenten!